Was ist Flattr?
Untrans.eu

Señorito

No creo que otros idiomas como el alemán o el inglés necesiten este concepto para llevarlo a la práctica, pero no estaría mal que supiesen lo que es, así estarían prevenidos. Creo que en este caso hasta se podría dejar la palabra tal cual, igual que se puede decir mademoiselle en español, alemán e inglés y se entiende, excepto que en los teclados alemanes e ingleses no todos los usuarios saben hacer una “ñ”. Más dificultad no veo. Y explicar lo que es, claro. Me refiero al sentido peyorativo del término, por supuesto, ese que tan bien describe de pasada el Señor (que no señorito) Paul Ingendaay, corresponsal de la Frankfurter Allgemeine Zeitung en Madrid. Y digo de pasada porque lo que el Sr. Ingendaay quiere describir es lo contrario, un Señor (así, con mayúscula), en este caso el Señor Vicente del Bosque. Una persona cabal y respetuosa, trabajadora y decente. Pues un señorito es lo contrario: Un hijo de papá, un ricachón engreído, vano y ocioso, arrogante y bonvivant, lleno de ínfulas y corto de luces. Alguien que disfruta de privilegios que no se ha ganado por méritos propios, la personificación de la injusticia social que desgraciadamente aún impera en España. Una lacra. Por supuesto que también se encuentran señoritos en el resto del mundo, me dicen que abundan en Rusia, en China, en algunos barrios pijos de Londres y en algunos estados del noreste de los EE.UU., lo que es una lástima. Pero ya que los sufren, espero que por lo menos, si no pueden quitárselos de encima, adopten nuestra palabra para designarlos. Que bastante fácil lo tienen en la vida esos sujetos como para que encima no se pueda expresar con un concepto claro lo despreciables que nos parecen.
Por cierto: Un señorito no es una señorita macho, igual que un hombre público no es una mujer pública macho. Pero mientras es mejor para la reputación ser un hombre público que una mujer pública (al menos era así hasta hace poco, porque tal como se presenta el panorama político en España ya no sé muy bien qué pensar), en el caso del señorito/señorita es al revés.

Kommentar hinzufügen